Cambio de Imagen no Debe Significar Cambiar Quién Eres

La mayoría de veces cuando uno escucha de asesoría de imagen, lo primero que nos viene a la mente es un cambio total en la manera de vestirse de alguna persona. Si bien hay algo de cierto en esto, el propósito de una asesoría de imagen es demostrar la mejor versión de la persona, haciendo cambios en su forma de vestir y de arreglarse, pero logrando que siga sintiéndose ella misma en todo momento. ¡Cambiar de imagen nunca debe significar cambiar quien eres!

Hay ciertos programas de televisión que, para incrementar su audiencia, ridiculizan a las personas antes de hacerlas lucir bien. Estos programas les han dado una mala reputación a los asesores de imagen que, como yo, tenemos como única meta el realzar la belleza y reflejar la personalidad de nuestros clientes.

Algunas de las personas que deciden consultar a un asesor de imagen han decidido tomar este paso porque tuvieron o van a tener un cambio grande en su vida. Por ejemplo, una madre que, después de años de quedarse en casa con sus hijos, busca ayuda para lograr vestirse apropiadamente para retornar al ámbito laboral. Las etapas de la vida pueden ser también una causa por la cual las personas busquen una asesoría de imagen. Durante las diferentes etapas de la vida, la prioridad de lo que queremos transmitir al mundo va cambiando. Cuando uno está en la universidad, por ejemplo, puede querer ser percibido como muy original en la forma de vestirse. Sin embargo, cuando llega el momento de entrar al ámbito laboral podemos preferir ser percibidos como elegantes y profesionales. Cualquiera que sea la razón, una asesoría de imagen debe ser tratada con el respeto y seriedad que merece.

Para que los resultados de una asesoría de imagen sean duraderos es totalmente esencial que la persona se sienta totalmente a gusto consigo misma y su imagen, que refleje todas aquellas características que le son de importancia. Si estas dos cosas se cumplen, el cliente logrará -¡de por vida!- disfrutar de todos los beneficios de una imagen renovada y mantendrá siempre su autoestima elevada sabiendo que está demostrándole al mundo la mejor versión de sí mismo.